20120621

Dicen por ahí que aún me muero. De ti

Yo casi había vuelto del cielo,
vagamente me perdí en las noches,
notablemente no existía luz,
y así en suspiros tu ausencia era
un paso de dolor estancado en el viento,
y los ruidos en mi mente,
siempre fueron el eco triste de tu nombre,
de tu nombre ajeno a mi sombra,
en la sombra de otros,
en los besos de labios extraños,
y estos besos tuyos mortalmente secretos,
son mi recuerdo de luna,
aún cuando el sol me carcomía,
fingir que no muero sin tu voz,
es respirar sin tener oxigeno,
pero aquí estoy,
durmiendo con estas estrellas que no me dan
la misma luz que tu me dabas aún cuando no
te tenía,
muriendo con el sueño
de tus ojos fríos en mi almohada,
viviendo con este amargo ritmo que canta
sobre tu silueta,
silueta que envenena y
no dejar morir en paz,
que me hace despertar en este llano de suspiros
que te pertenecen,
donde me pierdo eternamente mientras el tiempo muere,
mientras el viento sopla,
y así olvidarte se vuelve mi peor miedo,
pues soy valiente al no tenerte pero si te pierdo,
peor que muero, no existo,
Una vez me fui al cielo, y ese cielo siempre fue así.
De ti.