20140122

Lo que sé, el silencio se llevó

El problema es que me gustas,
no como me gusta la luna en noches de verano,
tan fuerte como el viento cuando voy soñando
y este golpea mi cara,
me gustas como gusta lo inexplicable y sin razón,
tan extraño que congestiona mi pecho,
silenciosamente, apretándome el corazón,

Y que me gustes no es tanto el problema
si no que es sueño,
y yo muy particularmente, en noches como esta,
tengo insomnio.

No hay peor mirada que ocultarte mi deseo,
no hay peor palabra que callar cuando te miro,
es que es sencillo al fin y al cabo,
tú eres complicada, no llegando a lo difícil,
y yo soy de caprichos inconclusos,
el problema no es que me gustes, el asunto
es que -sin equivocarme- no soy lo que buscas,
y tal vez nunca lo he sido
y así el dilema del día se resuelve en
que cuando te pienso,
existo.

entonces, hay dos problemas,
pero si hay razón suficiente,
yo al intentar cerrar los ojos te espero,
por que, sin mentir, me encantas.