20160303

Nebulosa

Yacen los sueños en una tierra lejana,
las mil historias que apaciguaban mi alma,
las luces tenues de un amanecer entristecido,
yo me he vuelto piedra en este mundo de flores,
soy solemne al delirio,
ya un par de veces he tropezado y unas que otras cinco
he caído,
Mueren los cantos de mala voz en esta nube de concreto,
llueven las penas de un adiós sin olvido,
y en el azul de esos ojos infinitos,
muero yo tan poquito,
tan poquito,
éramos entonces un montón de labia
tal vez sincronizada, tal vez éramos nada
hoy que te haz ido,
tengo a los pies el alma,
y en cada alba un montón de miedo,
y al cerrar los ojos,
yo te vivo.

Yacen los anhelos de tu espíritu,
al pie de mi mesa,
en la imagen que tengo de tu joven sosiego.