20091023

Boceto del Saber

Que sé yo del tiempo,
del día, de la tarde o la mañana,
de noches sin lunas y días soleados,
del suspiro del viento sobre tu cara,
no sé nada de lo que me rodea,
en mi hondo saber,
Pero sé de amores tristes,
de amores irreversibles,
que no existen en mi alma,
que se dicen pero no se sienten,
que son superados por el miedo,
de amores absurdos que lastíman mi vida,
sé de rostros inolvidables y de cuerpos marcados
por el alba,
Sé de tu cuerpo mezclado en líbido con el mío,
de fantasías tan reales que mis manos pueden sentirlas,
Sé absoluta e irrevocablemente que estás tan dentro de mi
que ni la muerte podría separarte de mis sueños,
Y me crees ignorante porque lo único que hago es amarte
y pierdo el sentido y sé con esto que el amor no existe
y que dentro de tus sueños nunca existió y jamás lo tendrás,
He perdido mis palabras en cada poema olvidado de ayer,
mañana será un nuevo día,
ojos nuevos con corazón de piedra,
y tu,
tu serás la misma,
en tu cama, caminando, hablando
y estarás pensando en mi.

2 comentarios:

Mente Peregrina dijo...

Los días y las noches serán siempre los mismos y siempre nuevos, como si nada. Nosotros, siempre los mismos, pero nuestros cuerpos y nuestro ánimo siempre cambiando.
Ojalá siempre fuéramos nuevos, como el día y la noche.
Un saludo peregrino.

ZamiiEle dijo...

Sé de tu cuerpo mezclado en líbido con el mío,
de fantasías tan reales que mis manos pueden sentirlas.

WAOO, esa parte me ecantó *-*