20091010

Telegrama

Debo confesar,
que mientras más lejos estés
más logro extrañarte y necesitar
tu esencia para poder vivir,
ahora me encuentro agonizando lentamente,
mi martirio quizás es más grande que tu dolor,
llorar ahora no es una costumbre,
es un organo de mi cuerpo,
Si mes escuchas,
donde quiera que te encuentres,
piensa en mi,
extráñame,
y sobre todo ámame,
porque aquí donde no me vez
estoy haciendo lo mismo por ti,
y quizás más.