20141103

Reptil

Llevo un suspiro indeciso, 
una lobotomía, me susurran las horas.
Busco entre mis sábanas la ausencia
que me regalaste,
no han sido mis mejores noches,
y empiezo a sospechar que tampoco las tuyas,
la luna me somete a un vaivén de sentimientos,
ando cansada de sentir,
te siento aquí a mi lado, en la banca de mis penas,
y tu sonrisa me devuelve mil espasmos de alegría.
A veces soy tan tuya que no sé si existo.
Mañana por la mañana voy a echar la vida por la borda,
y a cantarte un poco si me tocas,
a mirar tus sueños y cuidarlos,
calentar tu alma si te da frío. 
Ojalá no me borres de tu cintura, que no me conoce
y le hago falta, 
sospecho que continuamente me muero cuando duermes,
sospecho que soy más de allá que de acá
que en la puerta de tu cuarto, entre tus piernas,
la vida me devuelve al paraíso en tus labios,
y respiro de tu aroma,
ya llega el medio año y yo voy loca en tu locura,
extraño te y café ando bebiendo para no morir de ti
si no de cáncer, 
y es curioso que como el primer día te quiero ya como si fuera el último.

reposan mis huesos en la curva de tus memorias,
sonríes,
y yo soy ajena, pero siempre tuya. mía.
y candente,
sospecho, que ando reptando en tu figura.