20110405

epilogo sobre ti

ausente de tus ojos me encuentro,
del vicio de tu boca eterno,
y como fuego que es tu sombra
yo ya no me pierdo
porque decidí abandonar tus
palpitos sobre la mesa apolillada
de mi casa abandonada,
donde no existe ni el fantasma
de lo que fui cuando sonreía
plácidamente en tus brazos,
me marche de tu cuerpo sin decir adiós,
como cuando te fuiste sin mirar
atrás por correr sobre las ruedas
de tu incoherente rencor,
mas exhausta de no pensarte estoy,
pero en mi llanto que es muy poco,
tus labios que eran mi gloria
no son más que el mas desatinado paso
de esta mañana y de las que pasaron,
lamento decirte mujer que aunque te llevo en la piel,
en mi tu esencia ya no existe.