20120316

Y del viento no pude respirar

Y llegó un momento en el que mis ojos
se perdieron en la luz 
y desee rotundamente caer en la oscuridad,
nada me asusta si yo soy
la voz de mis sentidos,
pero estoy muda todo el tiempo,
buscando palabras en recuerdos
de mi almohada,
en la noche solitaria que me enamoró una vez,
en la felicidad minúscula que respiré
mientras dormías,
llevo mil años viva y sólo tengo
dos décadas en el bolsillo,
y así tan furiosa me siento de suspirar
si no tengo oxigeno,
siempre hay un nunca susurrándome en la oreja
que la curva de mi rostro no es una sonrisa,
si no el desfile cruel 
de mi soledad infinita.