20120407

De versos extintos.

Sobre sombras agudas y tensas
mi sonrisa murió,
por dar brillo a palabras 
inmersas en penumbra,
y estos ojos quedaron sin 
color pues
la oscuridad
era parte de mi voz,
y el canto que me susurrabas 
no tenía ya mi eternidad,
y en horas frías y densas
la brisa del viento
se apoderó de mi encanto
y yo no era más que el 
eco 
de mi gris llanto
y gravemente mientras 
tu dormías
yo en mis sueños 
te perdía, 
y siempre
en sombras,
horas de horas 
yo no existía.