20120403

Desgarrándote de a pocos.

Terminar tus versos,
destruir tus palabras y
metermelas al bolsillo.
Sonreír mientras tu mirada
se pierde en la luna.
No eres más que turbios pasos
quemando la noche,
y no te imagino.
Eres tan real que vuelves en un hilo de voz
a la distancia y acabas con mi esencia,
toma de tus latidos,
muere de ellos,
que yo ya he muerto mil veces con su ritmo
y sigo estando viva,
sin volver a reír,
durmiéndome en la nada.