20140904

Buenos Días

Me he levantado como Dios me trajo al mundo,
sin ti.
Buscándote entre mis sábanas,
soñándote despierta en la almohada;
Las horas acarrean minutos desolados en tu ausencia
y yo permanezco indomable ante el tiempo,
he aprendido a ser paciente en tus ojos
y a ser tuya en tu voz sublime,
y en un rezo matutino,
intercambio el amén por tu nombre, a ver si llegas.
Voy a dormir como todos los días,
ansiosa y con complejos,
aunque la cama es pequeña,
el vacío es enorme,
doy dos o tres pasos hacia la vida y vuelvo,
no hay nada que perder si uno ha perdido todo,
y a lo lejos, un borracho canta,
No es tan fácil respirar contigo haciéndome falta,
vamos que la dicha viene en tu silueta,
hoy me acongojo en el lecho de mi madre,
disfruto del dolor tomando mi cuerpo y de la decisiones efímeras
que vuelan en esta mente llena de dudas,
digamos que he llegado a la común conclusión
que al amor lo desconozco, pero si te paras en mi puerta,
si usurpas un beso de esta boca aburrida,
puedo decir que me haz flechado
y estoy sangrando.

Hoy desperté como Dios me trajo al mundo,
con ataduras y sin comprender.